site stats
Luis Perez

Testimonio

Yo era un niño de 8 años, cuando empecé a ir a la iglesia, iba con mis papas, ellos dejaron de ir a iglesia y yo me sentí muy triste, pues el único que iba era yo, imagínense que difícil para un joven seguir una vida cristiana con todas las cosas que ofrece este mundo, alguna vez fumaba, bebía y me hacia el fuerte, todo esto para creerme mejor en el colegio delante de las chicas y el más guapo, pero saben cuándo pasaba todo ese momento volvía a la realidad de la vida, una vida aburrida, iba a la iglesia porque se jugaba al pin-pon y a mí me gustaba mucho, pero un día que fui a la iglesia a la edad de 14 años el señor me hablo de una manera especial, me toco ese alma que tenemos, ese hueco que cuando no conocemos a Dios Él intenta meterse, para ver si tú le dejas el hueco entero, para reinar en tu vida completamente y si yo se lo deje, desde ese momento mi vida cambio y mis abuelos lo notaban y me lo decían, yo me sentía muy a gusto, en el colegio mis compañeros me daban la espalda porque deje de ir a hacer ese tipo de cosas, aunque la tentación estaba ahí, pero no me importo porque yo me iba a la iglesia muy contento y cada día que pasaba aprendía más de las cosas del Señor, saben Dios me dio en ese momento a mis oficiales que me mostraron mucho amor, que yo no encontraba en casa y por sentir ese amor de mi oficial yo he aprendido que si no doy amor a los demás, es como si yo no se lo estuviera dando al señor, siempre le digo gracias padre mio.