site stats
Martin Tripari

Testimonio Personal

Nací en un hogar cristiano, en Ponce P.R. Durante años viví convertido a una iglesia cristiana, pero no me había convertido a Cristo. Cumplía con lo externo, iba a las reuniones, leía la biblia, era bueno según los hermanos, pero yo sabía pero muy dentro de mí que no estaba bien con Dios. A los quince años de edad pase una situación terrible, que casi me cuesta la vida. En mi interior había cosas que simplemente estaban mal. Me había convertido en un mentiroso, presumido, y mi mente de adolecente prefería lo malo y no lo bueno que había. Pero aun así, yo sabía que si en algún momento Dios regresare por su iglesia, yo no me iría con él. Pues yo era mentiroso y avaro, y la biblia nos dice en 1 Corintios 6:10 “que tales no heredarán el reino de Dios”.

Tiempo después estando yo en una iglesia escuche el mensaje que muchas veces había escuchado. En esta ocasión el mensaje me impacto de tal manera que ningún otro lo había hecho. En ese preciso momento, entendí lo que dice Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Dios mismo mostro su amor al enviar a su Hijo a este mundo de maldición, y que El muriera en la cruz por todos los seres humanaos, sin importar la magnitud de sus pecados.

Al terminar la reunión estuve luchando con “el que diran”. Pero al final me acerque al predicador, me arrodille, le confesé al Señor mis pecados. Desde ese momento tengo vida eterna y mi vida cambio para bien.