site stats
Monica Perez

Mi Testimonio

Era yo una niña de 9 años cuando por primera vez conocí al Ejército de Salvación, me estaba preparando en la iglesia para tomar mi primera comunión, era como la mayoría de las niñas a esa edad, inquieta y curiosa, me gustaba jugar en la calle con mis amigos. Mi primer contacto fue a través de las panderetas, comencé a asistir y me gustaba mucho, escuchaba todo lo que me enseñaban de Dios y estaba muy sorprendida pues aquel Dios me parecía mucho más cercano que el que yo había escuchado en la iglesia donde hice la primera comunión. Un domingo, recuerdo el 3 de junio de 1983 estaba en la reunión de la mañana y lo que escuché acerca de la palabra de Dios me pareció algo increíble, y preguntaron si alguien quería conocer a Dios personalmente, yo estaba muy nerviosa pero me levanté de mi banco y caminé hacia delante, a pesar de ser tan joven yo sabía que iba a tener un encuentro personal con Dios y que a partir de ese día serían las cosas diferentes. Dado a mi juventud yo no había hecho muchas de las que tuviera que pedir perdón, sin embargo poco a poco fui viendo que había en mi algunas cosas que no agradaban a Dios y que debía de ir evitando cada vez más, y así es como he ido dejando cosas que no estaban bien por otras que si lo están y además me dan alegría y bienestar, y sé que le gustan a Dios.

Desde aquel día, siempre tuve una relación personal con Dios, y eso ha ido enriqueciendo mi vida, aunque pasé momentos de juventud que traté de seguir mi camino Dios siempre estuvo conmigo y no dejó que yo me desviara hacia ningún lado que no estuviera a su control. Sé que Él tiene el control de mi vida y que estoy en las mejores manos.

Por un milagro del cielo, es que ahora puedo estar en el territorio Este de los Estados Unidos haciendo la escuela de cadetes SFOT, y cada día le agradezco por esta oportunidad maravillosa que Él me ha dado.