site stats
Paula Aguilera

Testimonio Personal

Yo nací en una familia Cristiana, tanto mi infancia y parte de mi adolescencia se desarrollo en un ambiente sano, pero en un punto de mi vida, decidí empezar a tomar mis propias decisiones, y como consecuencia de eso, cometí muchos errores.

A raíz de esas malas decisiones, y el querer hacer todo por mis fuerzas, Dios no podía ayudarme ni bendecirme porque no le estaba dando en mi vida, el lugar y el espacio que Él se merecía.

Después de varias preguntas que vinieron a mi mente, me di cuenta que hasta que no rindiera mi vida totalmente a Él, las cosas no iban a funcionar bien en mi vida; el camino no fue y no es fácil, pero sé y tengo la seguridad que El está conmigo en cada paso.

Su amor es tan maravilloso que cuando yo le dije: Dios, yo no puedo continuar esto sin ti, esta situación supero mis fuerzas. Él simplemente me dijo: No te preocupes, vamos a trabajar juntos para solucionarlo.

Uno de los versículos que Dios me dio y que me gustaría compartir con usted se encuentra en Salmo 32:8 y dice: “Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti”

Y eso es lo que Dios está haciendo en mi vida. Me está enseñando el camino que Él tiene para mí, no es un camino fácil, pero sé que Él está velando por mí. Dios nos ama tal y como somos, y no espera que lleguemos a Él siendo perfectos y sin problemas, sino que Él está esperando que nos rindamos a Él y le demos el sitio en nuestra vida para que Él pueda guiarnos al propósito que tiene para cada uno de nosotros.