site stats
Raquel Muñiz

Testimonio

Yo fui nacida y criada en el evangelio en la iglesia que se llama Iglesia de Dios de la Profecía. Cuando cumplí los 12 años yo pasé al frente para aceptar a Jesucristo como mi salvador. Pero creo que aún no entendía la magnitud de lo Jesús había hecho por mí. Cuando cumplí 13 o 14 fue que yo conocí al Ejército de Salvación como mi iglesia. En el cuerpo yo cantaba, hacia danzas, tocaba la batería en el grupo de música y asistía a los diferentes programas. Ya cuando cumplí 20 años empecé a sentir un vacío enorme en mi vida. Durante este tiempo yo participaba más en el cuerpo pero sentía que lo que mostraba por fuera no era realmente lo que sentía por dentro. Llegó un punto donde ya no podía escuchar los sermones de los domingos; me distraía haciendo otra cosa. Ya yo no podía leer la biblia, cada vez que la abría así mismo la cerraba. Ya yo no quería orar; cuando elevaba una oración sentía que no pasaba ni el techo y pues me rendí. Los días pasaban y me alejaba más y más de Dios en mi interior aunque por fuera hacía todo lo que se requería de mí. Ya mis danzas, y mis canticos no eran para Dios porque ya había perdido mi enfoque. Apliqué para un viaje misionero, me aceptaron y durante esos 2 meses allá Dios tocó y transformó mi vida. Regresé con el deseo de hacer para Dios lo que Él quisiera de mí. El me llenó de paz cuando antes me sentía sin paz, y llenó mi vida cuando antes me sentía vacía, me mostró que yo era importante en sus ojos cuando antes pensaba que no lo era.